6 MALOS HÁBITOS QUE DEBES ABANDONAR PARA ALIVIAR LA ANSIEDAD

PARA ALIVIAR LA ANSIEDAD

Si eres mínimamente parecido a como fui por más tiempo del que me gusta recordar y reconocer, entonces has de sentir ansiedad con cierta frecuencia y con cierta intensidad. Todavía tengo que mantener la guardia en alto, porque la ansiedad es insistente.

La neta... es horrible. 

Y buena parte del problema tiene que ver con darle más tiempo del necesario a intentar controlar lo incontrolable. Situaciones o personas que te afectan y que sencillamente no puedes controlar. 

Descubrí que una de las mejores formas de aliviar la ansiedad es dejar de intentar controlar lo incontrolable.

En el afán de controlar a los demás, olvidas que a la única persona que tienes el deber y el derecho de controlar es a ti mismo.—Paulo Coelho

A continuación, te comparto una serie de formas de recuperar el control de tu mente y eliminar las emociones y los pensamientos negativos que te impiden vivir una vida mejor.

Abandonar cada uno de estos malos hábitos me ayudó a eliminar mi ansiedad y mejorar mi salud mental, emocional y física. Espero que hagan lo mismo por ti también.

1️⃣  No tener buenas rutinas

La ansiedad se define como una preocupación, nervios sobre un resultado incierto. Por lo general lo que genera ansiedad son pensamientos y emociones relacionados con un temor, miedo o preocupación sobre el futuro. 

Comprobado, DEFINIR una rutina alivia la ansiedad. Depende del momento que estés viviendo. Puede ser muy activa o más apacible. La estructura combate la incertidumbre que es una fuente de ansiedad. 

En los últimos años recuperé mis rutinas matutinas y el efecto ha sido DEVASTADOR, para la ansiedad y la preocupación. Despertarme y beber agua, a veces ejercitarme, reflexionar y meditar sin falta, leer algo inspirador sin falta, todo ANTES de empezar las actividades del día.

Si empiezas el día mirando el teléfono, revisando correos y las noticias, estás alimentando a la ansiedad; más bien, "mátala de hambre".

2️⃣  Reprimir pensamientos y emociones

Si no controlas tus pensamientos, TE controlan. Buena noticia: LOS PUEDES controlar. Practica reconocerlos, escribirlos, verbalizarlos, como primer paso, en lugar de reprimirlos. 

Lo mismo ocurre con las emociones, si te amigas de todas, incluso las que estás acostumbrado a rotular de malas o negativas, cambia el panorama y el efecto que tienen. Puedes aprovechar incluso las emociones menos agradables, ¿cómo? Entendiendo que aparecieron porque tienen un mensaje para ti. En lugar de preguntarte ¿por qué? pregúntate para qué y verás qué diferente será la respuesta.

Tú tienes el control de tus emociones, no lo pierdas. No se trata de no demostrar molestia, sino de hacerlo mesuradamente, sin después arrepentirte de una acción cometida en un momento de descontrolNapoleon Hill

Practica evitar reprimir los pensamientos y las emociones, y empieza a ejercitar controlarlos. Es un proceso que vale mucho la pena iniciar y nunca abandonarlo... las recompensas son infinitas

3️⃣  Mala alimentación regular

Todos tenemos nuestros momentos. Haz el esfuerzo de alimentarte bien por lo menos cinco días a la semana, y date gustos los fines de semana si lo necesitas. No siempre lo necesitas, pero no permitas que la comida chatarra sea "la solución". Que sea un placer y para darte un gusto porque tienes un antojo.

Hay estudios que demuestran que comer grandes cantidades de alimentos procesados puede conducir a un mayor riesgo de sentir ansiedad y depresión. Entonces, si quieres mejorar tu salud mental, reducir la cantidad de comida chatarra en la dieta es una excelente medida.

Selecciona alimentos más saludables que te guste comer e procura incorporarlos a tus comidas con mayor frecuencia. Por ejemplo, untar aguacate en los sándwiches en lugar de mayonesa.

Aunque ajustar la dieta puede parecer un pequeño cambio de estilo de vida, el efecto positivo que tendrá en tu salud mental es profundo.

Cabe señalar que tu entorno juega un papel importantísimo, tu entorno físico, los alimentos que tienes a tu alcance, y el entorno social, las personas con las que convives más a menudo. Hazte el favor y júntate de gente saludable.

Si realmente quiero controlar la situación, debo trabajar en lo único sobre lo que tengo control: yo mismo.—Stephen Covey
4️⃣  Interrupciones y distracciones

Si lo primero que haces en la mañana es mirar el teléfono y/o las noticias, te estás saboteando y haciéndote daño. No te lo mereces. Evítalo.

Una de las mejores excusas es la app de alarma y también las notificaciones "importantes". La alarma no es tan difícil de conquistar, cómprate un reloj despertador, o una bocina con Alexa o Siri. Tan tan.

Haz todo lo posible para acostumbrar a tu gente a no esperar respuestas rápidas tuyas, y tampoco te acostumbres a responder de inmediato como una señal de amor y eficiencia. 

Más amor es amarte a ti mismo(a) y cuidar tu salud mental. Evitar mirar el teléfono en la mañana y hasta largas horas de la noche es una manera de aliviar la ansiedad y no alimentarla... recuerda: mátala de hambre.

5️⃣  No hacer ejercicio

Fatal. Aunque sea camina un poco cada día. Punto. POR LO MENOS.

La clásica: «no tengo tiempo», «esto muy ocupado», «tengo mucho que hacer». Nos convertimos en «excusistas» profesionales. 

El ejercicio libera los neurotransmisores dopamina y serotonina, que generan un aumento en la alegría y la satisfacción, excelentes aliados para combatir la ansiedad.

6️⃣  No dormir lo suficiente

Más que evidente, pero si no tomas consciencia, te puede ocurrir y te «acostumbras» a no dormir suficientes horas. NO, NO y NO.

Lo ideal son 7 a 8 horas, y claro que hay excepciones. Y algo básico pero no por eso menos importante es establecer las condiciones que te funcionan, por ejemplo, si duermes mejor a oscuras, el tipo de almohada, sábanas. No descuides las cosas más prácticas y básicas que te ayudan a sentirte bien.

Para combatir la ansiedad y el temor, primero lo primero, lo más básico y fundamental. Debo decir que he logrado conquistar y mantener los niveles de ansiedad manejables, te lo deseo. Y espero que tomar en cuenta estos seis malos hábitos se un buen punto de partida.

RECUERDA: Se puede combatir, aliviar y conquistar. Es crucial mantenerte a la OFENSIVA, no a la defensiva, ni abordarlo de manera pasiva. 

Coméntame cómo te afecta, escríbeme AQUÍ.

El éxito es inevitable, siempre y cuando… tomes medidas EFICACES y de manera constante.

Te invito a que trabajemos juntos para co crear contigo tus objetivos, y para que tomes medidas eficientes para aprovechar tus recursos al máximo. ERES infinitamente poderoso.

Mira este video de 5 minutos AQUÍ sobre el programa Productividad Sana

Programa una sesión gratis AQUÍ

Éxito: hacer lo que más deseas de manera intencional para obtener los resultados que más quieres.

Sobre el autor Rody Correa

Papá de 6, músico, emprendedor, coach, persistente, y te ofrezco mis 40+ años de experiencias. 30 años viajando por toda Sudamérica—liderazgo, asesoramiento, eventos de capacitación, mucha música. Y en los últimos 10 años después de mi naufragio más reciente... cómo llegué a la costa agotado, agobiado, pero salí a flote. Te deseo lo mejor. Si todavía no descargaste mi primer eBook ve al siguiente enlace: www.rodycorrea.com/ebook-para-que-hago-lo-que-hago/

>